Programa Virtual

ViLTI SeMANN

Robótica Educativa en Antofagasta, Chile

“Volver a la presencialidad nos permite potenciar al máximo las capacidades de niños y niñas”

Numerosas han sido las adaptaciones que hemos debido realizar en la ejecución de nuestro Programa ViLTI – UCN durante estos casi tres años de pandemia.

El Covid, cuando llegó en su momento, nos obligó a cambiar la modalidad de las sesiones de todos los grupos, los Willka y los Yaku, que trabajan en experimentación e indagación científica, y los Aynuka y THaya, que lo hacen con programación computacional y robótica educativa.

Tuvimos que implementar una plataforma con aulas virtuales y enviarles los materiales de experimentación y dispositivos, para continuar el trabajo año a año y no detenernos en la misión de desarrollar habilidades científicas en niños y niñas.

Y lo logramos. No fue fácil. Pero dimos en el clavo. Pudimos continuar el trabajo sistemático de cada año. E incluso, sumar nuevas localidades como Quillagua, en la región de Antofagasta, y La Tirana y La Huayca, en la región de Tarapacá, en plena pandemia.

Sin embargo y con el transcurso de estos meses trabajando de manera presencial en Tocopilla, María Elena, Quillagua y también en las nuevas localidades antes mencionadas, nos ha permitido evidenciar la enorme importancia de la estimulación directa y la escucha activa en el desarrollo de nuestras sesiones.

Es cierto que a pesar de la distancia pudimos continuar funcionando. Pero es más cierto que ahora volver a la presencialidad nos permite potenciar al máximo las capacidades de niños y niñas. Ahora podemos emplear todos los recursos para transmitir y motivar el interés por la ciencia y la robótica de manera lúdica e interactiva. Por todo ello esta es, sin duda, nuestra mejor versión.

Es que por lo insignificante que parezca, la presencia, la cercanía y la pasión con que nuestras mentoras buscan potenciar las habilidades de los niños y niñas ViLTI, es fundamental para despertar su propio interés e inquietud por llenarse de conocimientos, que es el camino que al
final les rendirá mejores y más provechosos frutos, y encontrar el suyo propio atraídos por la investigación e innovación.

Damos gracias por poder contar con un espacio remodelado en Tocopilla y María Elena, y también de poder llegar cada semana a Quillagua, La Tirana y La Huayca, con nuestra novedosa metodología de ‘aprender jugando’, porque ahora sí podemos decir que estamos alentando con todas las herramientas a disposición a estas y estos ‘aguiluchos que emprenden el vuelo juntos’ para que puedan proyectarse en el tiempo explotando al máximo sus capacidades.

Última actualización 2021